El timo de la Navidad

Cuando llegan fechas tan señaladas y hay que comprar regalos para toda la tribu e incluso alguna tribu cercana es indispensable mirar y comparar precios. Desde hace años se oye y se lee que hay diferencias de precio abismales, pero hasta este año no lo había comprobado de primera mano.
En concreto ha sido con un juguete para mi hijo, el aeropuerto de los Tut Tut Bólidos. Lo vi haciendo la compra en el Alcampo y me pareció que no estaba mal de precio, costaba 30 €. Como nosotros ya teníamos nuestros regalos no lo cogimos y pensamos en preguntarle a los yayos si lo querían comprar ellos. Días más tarde, fuimos a un centro comercial y como los yayos habían dicho que sí pues aproveché para mirar precios y el resultado fué:
Toysrus: 40 €
El Corte Inglés: 40 €
Juguettos: 50 €
Casi puedo ver “normal” una diferencia de 10 € pero 20 €?????? Me parece una tomadura de pelo en toda regla. Vamos, que ese dinero no es calderilla y desde luego se puede emplear en otras compras navideñas. Si esto es así en varios juguetes, que no lo he comprobado, la diferencia en el presupuesto puede ser enorme.
Así que ya sabemos lo que hay que hacer… busque, compare, y si lo encuentra más barato cómprelo ahí.

Lavados nasales

Entre que es época de resfriados y que este año el mayor ha empezado la guarde… los mocos son una fiesta continua en casa. Y por mucho que los limpies, suenes o saques la varita mágica aparecen más y más.
Con mi hijo mayor ya el año pasado probé varias formas de lavado nasal, jeringuilla con suero, suero en monodosis, aspirador nasal…. No hay una fórmula milagrosa que los elimine y cada mamá y cada pediatra tiene sus costumbres y cada uno usa lo que le es cómodo y le viene bien.
En mi caso particular tiendo a descartar el uso del “jeringuillazo” porque a mi hijo mayor, que fué mi conejillo de indias, le hice un día una pequeña herida mientras le hacía un lavado. Se movió y le raspó el interior de la nariz. Tampoco soy amiga del aspirador nasal por lo mismo, y la pediatra y la enfermera de pediatría de nuestro centro de salud lo desaconsejan. El motivo es que un aspirado leve no es efectivo, y un aspirado fuerte puede dañar las mucosas del bebé, y como realmente no controlas la fuerza que haces, pues yo creo que es mejor no arriesgar. He ido batallando con el suero en monodosis y hasta la fecha pensaba que iba bien porque veía salir los moquetes aunque a veces había que usar más de un vial para que salieran.
Ya hace días que la enfermera de pediatría me había hablado de un suero en tamaño mucho más grande que un vial monodosis, pero como no era fácil de encontrar pues lo dejé pasar. Pero los mocos de esta casa se estaban desmadrando así que había llegado el momento de buscar alternativas, así que fui a la farmacia donde sabía que iban a tener y lo compré.
Como veis es un vial de 100 ml y la boquilla tiene un diámetro justo para taponar el orificio nasal sin penetrar, con lo que no hay riesgo de hacer heridas. El sistema es el mismo que para cualquier lavado. Tumbamos al niño de lado, sujetamos la cabecita para que no se mueva y aplicamos en el orificio nasal que queda arriba para que mocos y suero salgan por el orificio que queda debajo y evitar que se desplacen a los oidos. Nada que ver con un vial monodosis o una jeringuilla. Lo que vi salir con el “chufletazo” nunca lo hubiera imaginado. Arrastra de una sola vez absolutamente todo. Para mi ha sido un gran descubimiento aunque hay que decir que es caro para lo que es, ya que vale 3 euros. La solución es muy simple, una sola compra para quedarnos con el botecito y se rellena en casa de un bote de litro de suero.
Os animo a probarlo y a que me digáis qué os parece.

Un cuadro hecho por mi hijo

Tenía pendiente este post, pero es que últimamente no me da la vida para más. Este año ha empezado mi niño la guarde y la verdad es que se lo pasa pipa allí y está aprendiendo muchas cositas nuevas y divertidas. Trajo alguna cosita hecha con pintura de dedos, algo de lo que yo tenía muchas ganas de usar y que no me atrevía porque me parecía muy pequeño (aún no tenía ni dos añitos), pero si ya en la guarde lo usaba…. pues mami también lo podía comprar para casa!
Me recomendaron la pintura para dedos de Jovi, que trae 5 botecitos con colores básicos. Como no tenía muy claro sobre qué tipo de superficie pintar ya que un folio me parecía que se iba a deshacer y con la cartulina tampoco lo veía claro, me animé a coger una plancha de goma eva. Eso seguro que aguantaba toda la pintura del mundo.
Aviso para mamás maniáticas de la limpieza: esta actividad conlleva un peligro de salpicadura en todo tipo de prendas, mobiliario y paredes. En mi caso mobiliario y paredes…. plin, pero la ropa ya me da más faena, así que le puse un babero-impermeable de estos que venden en el ikea. Y comenzamos con la tarea, al principio iba con cuidado metiendo un dedín en el bote de pintura, hacía líneas en la goma…. al poco ya… eso era el desparrame. Pintura mezclada en los botes, pegotazos en la goma eva, mami que se pone con el nene a llenar las manos de pintura y a hacer impresiones de las palmas de las manos…. Muchas risas mucha diversión y para rematar la tarea, para repartir un poco los pegotes de pintura que habían quedado se me ocurrió una pequeña idea. ¿Conocéis la “canción” de Chocolate del Cantajuegos? pues a darle! Choco-choco la-la choco-choco te-te….. Y finnnnnn. 
El resultado no podría haber sido más original. No sólo pasamos un rato divertidísimo, sino que me gustó tanto como quedó, que prometí que lo enmarcaría. Y lo he cumplido. Enmarcado y colgado en el pasillo de mi casa junto a la entrada. Y lo mejor de esto, la cara de ilusión de mi hijo cada vez que pasa por delante y me dice: “¡Mamá, eso Adri!” jajajajajajaja. Si cariño, lo has hecho tú y no tenías ni dos añitos.
 

Los favoritos de Catimini

¿Quién no conoce Catimini? Por si hay algún despistado o despistada por ahí, Catimini es mi tienda favorita de ropa para los peques (y no tan peques).
No soy nada fan de vestir a los niños de forma clásica. A mi me gustan los niños con alegría, con colorido, con ropa molona de verdad. Por eso mi tienda es Catimini. Es cierto que el bolsillo duele un poco… pero es que es tan chula la ropa! Además es una ropa que sienta genial, es cómoda y muyyy sufrida (que eso del frota que te frota no va mucho conmigo).
Mi niño desde que nació siempre tiene al menos un par de colecciones completas de la firma, y desde luego mi niña no es menos. Por cierto, como este sábado es el cumple de Adri… ¡Dos añitos ya!! hay que ir mañana a comprarle algunas cositas, que entre sus regalos no puede faltar la ropa. Por cierto, mis niños son tan guapos que fueron portada de un concurso de la firma (a la izquierda Erika y a la derecha Adrián).
¿Sabéis por qué voy mañana? Porque mañana empieza la promoción LOS FAVORITOS DE CATIMINI y con un 30% de descuento!!!!! Eso no se puede desaprovechar ¿verdad que no? Un 30% es mucha pasta y la promoción sólo estará hasta el 17 de noviembre. Así que ya sabéis, hay que ir lo antes posible para no quedarnos sin tallas y poder elegir entre más prendas. Yo al puntito de la mañana visitaré mi tienda de Zaragoza en la calle San Ignacio de Loyola, 11.
¡Nos vemos en Catimini!

Detalles de bautizo caseros

El domingo pasado bautizamos a la peque y, quieras o no, es un gasto extra en la economía familiar: iglesia, ropa, convite, detalles…. y todo lo que se quiera una gastar, claro está.
Como no estamos en el mejor momento, decidí hacer yo los detalles del bautizo y ahorrarme ese dinero, sólo hay que comprar el material (que es muy baratín) y ponerse manos a la obra. En mi caso, elegí hacer unas piruletas de goma eva y ponerles un imán por detrás para ponerlos en la nevera. A mi particularmente el mundo figuritas no me va, porque acaba escondido en un cajón y con el tiempo en la basura. Pero creo que todos tenemos puesto algún imán en el frigo.
En internet tenéis montones de tutoriales para hacer las piruletas y los lacitos que las decoran. Sólo hay que cortar tiras de goma eva y enrollarlas, ponerles el palito, el lazo y el imán. Los dos primeros me costó hacerlos una hora, pero según vas haciendo ¡coges ritmo de fábrica! ¡Y este es el resultado
detalles de bautizo, manualidades, diy, piruletas, goma eva, imanes
Los invitados quedaron encantados con el detallito e impresionados por ser caseros y ser tan vistosos. Ahora me toca hacer algunas piruletas más porque claro…ya me han dicho que seguro que Fulanita y Menganita querrán uno con lo chulos que son… Si os animáis a hacerlas ya me diréis qué exito han tenido.

Si no te quieres perder nada sígueme en facebook aquí

Amamantar sorprende

No creo ser la única que opine que amamantar sorprende, si no, la gente no se quedaría mirando y pasaríamos desapercibidas.
Hace unos días estaba en un bar con mi hermano y mientras charlábamos acomodé a mi hija para que pudiera lactar. Para mi es algo tan normal que no le doy la más mínima importancia. Cuando ya nos íbamos me paró una señora. Era mayor pero tampoco demasiado. Lo que me sorprendió fue que dijo: “Perdona que te moleste, sólo quería darte la enhorabuena por darle el pecho a tu niña”. 
¿Tanto nos hemos acostumbrado a ver biberones que lo fuera de lo corriente es el pecho? Me agradó mucho que me diera la enhorabuena pero a la vez me hizo pensar en este tema. Si fuera normal ver a una mamá en cualquier lugar amamantando nadie diría nada, ni a favor ni en contra. De todas formas, no es la primera vez que se me acerca alguien mayor y me dice que qué bien come, o qué a gusto está. Claro, es que esas personas si han vivido la lactancia como algo normal.
Pero después de muchos años y a fuerza de anuncios que exaltaban las virtudes del sucedáneo de bote la cultura de la teta se ha perdido. Algunas mamás cuando dan el pecho en público soportan miradas e incluso comentarios despectivos, y todo es porque la incultura del biberón nos ha hecho mucho daño. Alguna vez, mientras doy el pecho en público, me pongo a observar a las personas que pasan a mi alrededor, y es cierto que son muchos los que miran. Algunas caras de sorpresa que se convierten en una sonrisa y otras de desconcierto que se transforman en un ceño arrugado. A mi me da igual, la verdad, pero me resulta curioso.
Yo por mi parte tengo toda la intención de amamantar a mi hija en cualquier parte, igual que hice con mi hijo. A ver si a fuerza de ver lo mismo una y otra vez conseguimos que amamantar vuelva a ser normal y natural.