¿Podéis cambiarme de cole para que no me pegue más?

Una pensaba que iba a tener una Semana Santa de relax, de disfrutar en familia, de desconectar de las carreras diarias. No pensaba ni por asomo que esa semana fuera el inicio de un lento descenso a la locura, al dolor, a la rabia, a la frustración… porque cuando tocan a un hijo todo se siente más, cualquier emoción se multiplica exponencialmente.

Continue Reading

Sello de calidad de Madrefera: #MamásMaryKay

¿Hay alguien que aún no conozca la firma de cosmética Mary Kay? Yo creo que más o menos todas hemos oído hablar de ella aunque no hubiéramos probado sus productos. Gracias a un sello de calidad de Madresfera he tenido la oportunidad de probar algunas cosillas y la verdad es que tenía ganas porque había leído que eran buenos productos.

Continue Reading

No escribo a cambio de publicidad

Parece que a veces toca recordar que quienes escribimos no vivimos del aire. Que escribimos porque nos gusta hacerlo pero que cuando se hacen colaboraciones con terceros es porque hay un interés, un algo que nos mueve. Ya escribí un post hace tiempo sobre este tema (lo podéis leer aquí) pero en vista de los numerosos correos que recibo últimamente toca refrescar el tema.

Continue Reading

DIY: Un tambor con un bote de colacao

Hay veces que toca tirar de imaginación cuando los peques te piden algo para el cole. En su semana cultural van a trabajar la música y países del mundo y para montar una exposición los peques suelen llevar alguna manualidad.

Continue Reading

¿A qué edad pueden bajar solos a jugar?

¿A qué edad pueden salir los peques solos de casa? Es una cuestión que he debatido mil veces con mi marido, familiares y con amigas y no hay forma de saber una respuesta correcta. Lo que sí es cierto es que la mayoría de los padres y madres a día de hoy tienen pánico a dejar bajar a los peques solos a la calle.

Continue Reading

De blogs, trolls y viejas del visillo

Cuando alguien abre un blog puede ser que lo haga con un objetivo claro de darle una notoriedad y hay otras personas que lo hacen sin pretender una meta concreta. Yo siempre recordaré el primer comentario que me dejaron en este blog y el susto que me pegué. Hostias, tú, que resulta que hay gente que te lee. Es obvio que mis pretensiones eran muy simplonas.

Continue Reading