Bichos palo, mascotas geniales para los peques

En muchas casas llega un día en que los peques quieren una mascota pero vamos a ser realistas,  hay quienes sencillamente no quiere animales en casa o para quienes tener un perro o un gato es una obligación que no quieren o pueden asumir. Fuera de las mascotas habituales, poca gente conoce a los bichos palo, insectos muy sencillos de atender y que puede ser una buena opción para los peques.

No sé si recordáis que yo llegué a los bichos palo a través de la clase de la peque (algo conté cuando la historia del caracol y la guardia verde…). Yo siempre he tenido un serio problema con los bichos. Me dan pánico, especialmente si vuelan o saltan pero los bichos palo, pasado el susto inicial, me parecían muy interesantes y relajantes. Me quedo flipada mirando cómo comen o cómo se mueven.

He de decir que en casa empezamos muy mal la andadura con estos insectos. Del cole vinieron tres y a los diez minutos de llegar a casa…

– ¡¡Mamá!! ¡Corre, ven, ha habido una fuga!

– No me lo puedo creer… ¿habéis dejado la tapa abierta?

– Sí…

– Joder, ya verás para encontrarlo ahora.

A mí se pusieron los pelos como escarpias con la simple imagen de verme dormida y que de pronto unas patas tocaran mi piel. De terror. Pero bueno, no llegó la noche porque por la tarde descubrí el cadáver del bicho palo incrustado en el sofá justo donde se había sentado mi hijo. Después de levantar el cadáver decidí esmerarme con los otros dos, que nos hacía ilusión tenerlos. Pero al par de días murió otro. Esta vez sin culpa humana. No os imagináis el bajón que me dio. No me podía creer que hubieran estado meses en un colegio con chorrocientos niños alrededor, tocando, cogiendo, etc y que a mí se me estuviera dando TAN mal.

A partir de ahí, con el único bicho palo que quedaba, fue la adoración del fásmido. Que no le falte comida fresca, agua pulverizada, palitos para que trepe, amor, piel con piel… Mierda, no te mueras que me deprimo. Los peques emocionados cuidándole.  Llegó el momento vacaciones y mis padres accedieron a llevárselo a casa porque claro… era el bicho palo de su nieta. Llego a meter yo un bicho palo en casa de mis padres siendo cría y mi padre le hubiera plantado el pie encima en cero coma.

Después de vacaciones pensé que era buena idea buscarle compañía y me puse a mirar dónde podían vender y justo di con un chico que regalaba. Me puse en contacto con él y nos preparó 15 bichitos, de los cuales 7 cayeron en los primeros días. Parecía que el resto prosperaba y así ha sido. Pero yo tenía la espinita clavada de criar. Me estudié todas las páginas donde había info de bichos palo, tutoriales en Youtube y todo lo que me salía. Otro día os hablo de la importancia de hacer lo contrario a lo que dicen en ciertas páginas…

En el mes de noviembre por fin vi el primer huevo de fásmido. Que no es por nada, pero después de haber leído en chorrocientos sitios que era muy complicado distinguir las heces de los huevos, y de pensar en la cantidad de mierda de bicho palo que había tocado en mi búsqueda de huevos, puedo decir que la mierda de bicho palo se parece a los huevos lo mismo a una castaña. Así que corramos un estúpido velo y hablemos de lo que gozaron los peques viendo los huevos a golpe de microscopio y aprendiendo sobre su reproducción.

Más de lo mismo ahora… mínimo cuatro meses de incubación, decían… Llevo ya unas tres semanas viendo eclosionar huevos con mis hijos emocionados alrededor. Ahora mismo tengo 21 crías (según recuento de anoche) y sigue habiendo huevos por abrir. A ver si los empiezo a empaquetar porque un terrario de 80 litros da para lo que da…

En general, los bichos palo o fásmidos requieren poco mantenimiento y los peques puede ocuparse sin problema: hojas frescas, pulverizarles agua de vez en cuando y tener limpio su habitáculo. Aviso de que se suelen emocionar especialmente con el momento flus flus de agua y hay que vigilar que no inunden aquello.

Lo mejor de todo: son mascotas que no huelen, no hacen ruido y no manchan. Si os interesa el tema ya os iré preparando otros posts con su alimentación, reproducción u otras dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *