Mi experiencia con el porteo

Hace casi cinco años que me estrené en el mundo del porteo pero lamentablemente no manejaba la información que manejo ahora y mi primera experiencia fue lamentable. Afortunadamente hoy en día hay muchísima información y mucha variedad para poder elegir cómo portear y yo voy a contar mi experiencia por si le sirve a alguien.

Con Adri ya vi necesario el porteo porque no había forma de soltarlo sin que llorara. Y cuando digo que no había forma es literal. Juradito por mis hijos que llegué a estar las 9 horas que curra mi marido fuera de casa con el niño en brazos y sin poder soltarlo ni un segundo. Yo solo quería llorar. Era imprescindible un método donde mi hijo estuviera en su salsa pegado a mami y yo necesitaba algo de libertad de movimientos. Lo de que se te queden los brazos como el cartón casi es lo de menos, es la desesperación que te entra en esas circunstancias.

Me fui al gran almacén, allí tenía que haber algo… y lo había. Me vendieron lo mejor de lo mejor de lo mejor, recomendadísimo por pediatras… una babybjorn de 160 eurazos. Y yo la compré. Y la cagué. Un dolor de espalda… un no andar porque las piernas de mi hijo me estorbaban… ¡cómo no iban a estorbar si el niño iba colgado! Por algo se le llama colgona… La usé poco. Mi marido algo más para llevarse al peque mientras paseaba a la perra. Tirar el dinero. Cada vez que pienso en aquel dineral se me llevan los demonios.

Cuando venía en camino Erika decidí que había que poner remedio y que seguía necesitando el porteo sí o sí. Adri tenía 1 añito, un carro gemelar no lo veía como opción así que Adri al carro y la otra de monita. Busqué información hasta debajo de las piedras y me decidí por un fular elástico. Concretamente yo compré el Aldoria Bambú Soft y la verdad es que una de las mejores compras que he hecho siendo madre.

Quitado el susto inicial de “madre de Dios cuantísima tela hay aquí, me voy a hacer un lío”, viendo unos cuantos tutoriales en youtube y practicando con un muñeco se le coge el tranquillo enseguida.

Elegí el Aldoria Bambú Soft porque al ser un fular de fibra de bambú en invierno guarda muy bien el calor y en verano es fresquito. En una ciudad como Zaragoza donde las temperaturas son extremas era lo más acertado.

Como mi hija fue prematura, primero la porteaba en forma de cunita y cuando ya fue creciendo la pasé al modo ranita. Ella iba en la gloria y yo más. Si quería comer enseguida estaba disponible y no la tenía ni que mover y otra vez a dormir.

Conforme fue creciendo el método fular se complicaba un pelín, no solo por peso, sino porque se movía tantísimo que a mi ya no me daba seguridad. Así que otra vez a volverme loca y a buscar información sobre una mochila, que esta vez sí o sí tenía que acertar. Y elegí la mochila ergobaby. original. BIENNNNNNN. 

maternidad, porteo, mochilas ergonomicas, mochilas colgonas, fular, portabebe
Creo que las veces que mi hija ha ido en carro las puedo contar con los dedos. Y cuando hemos llevado el carro ha sido para poder usarlo de carro de compra. ¿Sabéis qué gusto da saber y comprobar que has hecho una buena inversión? Eso sí que es llorar de alegría.
Desde los 8 meses hasta los 3 años ha durado la mochila y no porque se le haya quedado pequeña, qué va, porque la mochila aguanta hasta los 20 kilos, es solo que Erika hace tiempo que quiere ir andando y tampoco es que hagamos excursiones largas como para llevarla por si se cansa así que… ya no tengo monita… y tengo una morriña.
Si volviera a tener un bebé (y ya os aseguro que no va a poder ser…) volvería a repetir con el fular elástico y con una buena mochila. Desde luego hemos ido comodísimas las dos, han cumplido al 100% con su cometido y han sido de las mejores inversiones hechas en cuanto a puericultura.
Por si os interesa, la ergobaby está en promoción ahora en Amazon por 92€ cuando realmente cuestan unos 130€ como podéis ver en su web y hay fulares elásticos muy baratines para quienes queráis probar sin gastaros un dineral.
¿Vosotros habéis porteado? ¿Qué método os gusta más?
Ya sabéis que si no queréis perderos nada podéis seguirme en facebook y en twitter.

5 Replies to “Mi experiencia con el porteo”

  1. Pues a mi me pasó un poco lo mismo… de la primera ni idea y me regalaron una babubjorn que usé tres veces. Pero ya lo estoy compensando con la segunda: unas buenas amigas me regalaron un fular elástico y me tocó una ergobaby en el bloggers day. Un besote guapa

  2. Mi preferido es el fular elástico pero me salen los niños gordos y altos y no puedo aprovecharlos mucho tiempo. Yo creí que no portearía nunca pero tras el alta en el hospital ¡no me veía durante meses inmovilizada con mi bichilla en brazos! Así es que primero compré el fular, por ser mucho más barato y por probar si el invento me convencía. Y después la Boba 4G y la Tula Toddler según fue creciendo la niña. No tengo queja de ninguna de ellas la verdad. Y espero que el nuevo churumbelito también sea aficionado al porteo para que los dos podamos vivir pegados pero con cierta libertad de movimiento para mí.

    1. Es que lo de poder movernos es vital hasta por nuestra salud mental!! Yo de verdad que recuerdo la primera época de Adri y se me arrasan los ojos al recordar la desesperación.
      Ya verás como con el churumbelito también vas a ir genial!!

  3. me encanta el porteo!!! la verdad es que me ha salvado la vida con la enana. Yo porteo desde la segunda semana de vida de la peque. Me regalaron una babyjörn, cuando la peque no había nacido, mi marido estaba encantado… peeeero una que siempre busca mil informaciones no le gustó nada y es que tengo una amiga que justamente había empezado a trabajar en una tienda de porteo ergonómico, me salvó la vida. Y hemos tenido un fular caboo de dos anillas, un mid-tai y una mochila boba 4g. Las mejores compras de mi vida. La peque con dos años y medio no ha tocado el carro salvo en contadas ocasiones. Todavía llevamos la mochila, cuando salimos, porque me ayuda mucho en el tema de la lactancia o por si le apetece ir durmiendo encima de mami.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *