Adaptación al cole

En muchos colegios y guarderías hay un proceso de adaptación durante unos días que, por norma general, traen de cabeza a los padres y a los niños. A los padres porque tienen que hacer filigranas para conseguir apañar esas breves horas que los peques pasan en la escuela y a los peques porque no saben muy bien de qué va todo eso.

No voy a decir que no estoy a favor de esos periodos de adaptación pero creo que debería ser algo opcional, en función de las necesidades de cada familia y no algo obligatorio. ¿Por qué? Porque de la misma forma que hay niños a los que les cuesta carros, carretas y muchos lloros entrar a clase también hay niños a los que les ocurre lo contrario y que les encanta entrar en una clase, hacer nuevos amigos y jugar y aprender.

Mis hijos solo han asistido a un curso de guardería cada uno. No fue por una necesidad especial por no tener dónde dejarlos sino porque aquí consideramos oportuno que disfrutaran de esa experiencia, que jugaran con más niños de su edad sin estar nosotros presente y que fueran adquiriendo unas habilidades que en casa, estando exclusivamente con padres y abuelos, no iban a adquirir. Así de sencillo. Porque sí, nosotros podemos jugar mucho con ellos pero jugar con niños de su edad nosotros lo vemos muy importante.

adaptacion al cole, colegio, guarderia, adaptacion. maternidad
Venga tío, déjate de fotos que vamos tarde
 Pues bien, en los dos casos, desde el primer día hicieron el horario que iban a llevar durante el curso. Podría haber optado por una adaptación pero, bajo mi punto de vista, era engañarles. Iban a hacer ese horario sí o sí. ¿Para qué marearles con hoy una horita, mañana dos y luego ya veremos? Quizás yo tengo mucha suerte pero tanto el uno como la otra el segundo día ni un triste beso me daban con las prisas de entrar a la guarde. Era en plan “ehhhhhh, dame un beso, ¿no?”. Nunca ha habido un lloro ni una mala cara, al revés. Aquí los días de fiesta preguntan que por qué no hay clase…
Cuando le tocó entrar al colegio al mayor había dos días de adaptación. Bueno, asumible. Más de lo mismo, por él se hubiera quedado la jornada entera. De hecho, tantísimos días a la salida del cole me pedía quedarnos un ratito más.
Este año le ha tocado a mi hija empezar el colegio. Del 8 al 14 de septiembre de adaptación, con unos horarios imposibles donde hemos hecho hasta 4 viajes al colegio. ¿Vosotros sabéis qué lloros se echaba la pequeñaja cuando veía que su hermano entraba a clase y ella no? ¿o que ella se iba del cole y su hermano se quedaba? Vamos, a mí me partía el alma y su hermano, el pobre, con una cara de circunstancias que era para verle.
Que por mucho que me digan que el periodo de adaptación a la escuela va muy bien insisto en que será para algunos. Para mis hijos no y como ellos hay muchos más.
Otra cosa es que me digan que al profesorado les va muy bien tener durante unos días pequeños grupos y así pueden ver ya de qué pie cojea cada peque, ver cómo actúan y estar en un ambiente más cercano esos primeros días. Aquí me lo tengo que tragar, pero por todos los niños no, que no todos son iguales.
Sería fantástico que aquellos niños que lo necesiten y sus padres puedan/quieran tengan su periodo adaptado a sus necesidades, pero no por obligación, por favor.
¿Y vuestros peques cómo lo han llevado? ¿Muchos días de adaptación o pocos para vuestra opinión?
Ya sabes que si no quieres perderte nada puedes seguirme en facebook y en twitter.

6 Replies to “Adaptación al cole”

  1. Vaya!! Mis hijos igual, ellos lloran al salir no al entrar jajajaja esque el cole es divertido y hay muchos niños interesantes que conocer y con los que entablar amistad.

    Aunque ellos empiezan con tres años, desde siempre les hago estar entre niños y entre gente y que sean sociables. Los llevo mucho a los parques y a todos lados, participan en conversaciones de adultos y en todo lo que hacemos, también al ser tres están super acostumbrados a compartir, hacer turnos, respetar al otro, escuchar, perdonar, etc así que ya lo tienen aprendido. Para ellos es un disfrute y no necesitan adaptación.

    Un beso

  2. Yo tengo los dos casos, uno que nunca ha llorado y no ha necesitado período de adaptación. En el cole era opcional y como yo trabajaba pues no hubo período de adaptación ni nada. El otro, nunca quiere ir al cole. Eso de moverse de casa como que no, con lo a gustito que está allí. Para él todo el curso es adaptación, jaja!! Opino que el que sea opcional es lo mejor porque hay niñs que lo necesitan y otros que no. Besitos

  3. Nosotros creo que aún estamos en periodo de adaptación. Oficialmente era 4 días, pero para los niños que lo necesiten el periodo puede ser eternos, que en este colegio no echan a los padres de las aulas, ni son estrictos con los horarios. Mi bichilla ha empezado fatal. La semana pasada fue la peor que yo recuerdo desde que me preñé y la parí. Pero hoy parece que la cosa se va arreglando. A mí me parece ideal esto del periodo de adaptación flexible: de cara a los niños, porque si lo necesitan tienen la oportunidad de ir menos tiempo y de contar con sus padres en clase. Y de cara a los primerizos como nosotros, porque podemos estar dentro del aula, viendo lo que se hace, cómo reacciona la niña y ganar tranquilidad ¡que falta nos hace!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *