Mentiras en niños ¿cuándo empiezan?

Uno de tantos temas que nos preocupan a los padres es el tema de las mentiras en relación a nuestros hijos. ¿Cuándo empiezan? ¿Cómo reconocerlas? ¿Cómo evitarlas? Y tantas preguntas como familias… Como yo no soy ninguna experta simplemente os voy a contar mi experiencia, mis impresiones y mis opiniones, que pueden coincidir o no con las de otras personas.

En mi caso, a quien he cazado más veces en renuncios ha sido a mi hijo. Posiblemente por ser el mayor de los dos y, casualmente, a raíz de tener una hermana pequeña. Bajo mi punto de vista, las primeras mentiras venían a ser cosas normales, de poca monta y habituales en el desarrollo de un niño.

– Oye, ¿quién ha roto esto?
– Ha sido la tata…
– Ya… la que aún no anda y ahí no llega a menos que haya levitado…

Este tipo de mentiras simples, que tienen como último fin librarse de una consecuencia, se pueden corregir fácilmente. Más que nada, porque en su simplicidad los padres podemos darnos cuenta enseguida de esa mentirijilla. No es nada grave, simplemente le explico que si ha hecho algo mal pues hay que decirlo, que a lo mejor papi y mami se pueden enfadar un poco segun la gravedad del asunto pero vamos, poca cosa mas…

Que ademas es curioso el hecho de que solo nos pasa en casa el hecho de endosarle a la hermana el papelon. Fuera de aqui cualquier cosa que no hace como es debido lo asume. Mejor o peor pero reconoce que ha sido el.

Algo que me ha preocupado un poco mas en cuanto a mentiras en estos dias ha sido ver un cambio del tipico “no he sido yo” o “ha sido la tata”. Y es que tuvimos una temporada en la que cada dia se llevaba algo de clase escondido en bolsillos o en la mochila. Normalmente eran gomas de borrar o algun muñequito pero aunque no fueran cosas de valor era una actitud que teniamos que corregir con urgencia e incluso hablamos con su tutora.

La cosa es que despues de varios dias y pensar que habiamos solucionado el problema y quizas no de la forma mas pedagogica…. un dia nos dice que sin quere se habia llevado una goma de su profesora.

La cuestion era facil:

– Mañana se lo dices a la profe y se la devuelves, no pasa nada.
– No, mama, cuando la profe este distraida ire a su mesa, abrire su cajon y dejare la goma alli sin que se de cuenta

Madre del Amor Hermoso!!!! Pero esto que es??? Ya no es solo la capacidad de intentar zafarse de un problema, es que ademas de no querer enfrentarse a una consecuencia estaba maquinando darle la vuelta para conseguir un “aqui no ha pasado nada”.

Me saltaron todas las alarmas y, por supuesto, hice que al dia siguiente se enfrentara a la situacion, explicando a su profesora que se habia llevado la goma y, ademas, yo aparte le comente lo que me habia dicho mi hijo que tenia planeado hacer. Menos mal que me tranquilizo y me dijo que era normal, que van siendo capaces de darse cuenta de lo que hacen y que no le diera mucha importancia.

A ver, yo entiendo que mentir es una condición muy humana y que todos, en un momento dado, hemos soltado alguna mentira. De niños y de adultos. La cuestión es que yo no quiero que se convierta en una tónica habitual, lo que quiero es que asuman sus errores y que aprendan de ellos sin emprender la huida fácil.

Y es que, segun mi forma de ver el asunto, si mis hijos aprender a asumir sus fallos y a contarlos sin esconderse, podremos ayudarles mas adelante segun vayan surgiendo temas mas importante. Lo que queremos es que ellos aprendan a confiar en nosotros y a saber que les vamos a apoyar cuando se equivocan, que a lo mejor nos podemos enfadar pero aun asi vamos a estar ahi, que los padres estamos en todo momento para ayudarles en su crecimiento.

¿Vosotros habeis cazado a vuestros hijos en alguna mentira? ¿Les dais importancia a estas cosas?

5 Replies to “Mentiras en niños ¿cuándo empiezan?”

  1. Yo aún no le he pillado ninguna mentira, que no digo que no me haya mentido, seguro que sí, pero es muy listo y me las ha colada. Lo que le veo es que me toma el pelo cuanto quiere, aunque ya le veo venir… "Ven mamí, que te voy a dar un beso", me lo dice serio y amoroso y yo me acerco hasta que veo sus morritos pringados de tomate… ¡Lo que quiere no es besarme, es pringarme la cara!, de esas miles!!! En fin, tomo nota de tu experiencia 😀

  2. Mi mayor casi siempre viene con cara de penoso a decirme…. Mamá no te lo quiero decir pero es que ha pasado esto y yo, pero que ha sido, explicame, lo has hecho tú? Y el ayy es que no quiero decirlo, yo lo ánimo a decir la verdad sea lo que sea, igual que tu le explico qie aunque sea algo que me vaya a molestar debe contarlo y juntos aprenderemos que hacer para que no vuelva a ocurrir, al final acaba contandolo todo en plan pena pensando supongo que asi las consecuencias serán menores, jeje me rio porque como dices de momento son cosas de escasa importancia pero ya los ves como quieren librarse de las reprimendas.

  3. Mi peque todavía no habla, así que no puede mentirme, pero estoy contigo, creo que todos hemos mentido alguna vez, pero tenemos que contarles y hacerles ver las consecuencias de sus actos y de sus mentiras, igual que hablar siempre con ellos.
    Saludos

  4. Mi bichilla, con dos años, ya tiene espíritu de mentirosilla en ciernes. Vamos, que desordena los cajones y dice que lo ha hecho su perrito de peluche. Me parece bien cómo has actuado. Yo siempre me escandalizo del comportamiento de unos amigos que dicen que si cuando sus hijos sean algo mayores son capaces de entrar en una juguetería y llevarse algo sin pagar, encima le aplaudirán la hazaña, porque no será culpa del niño si no de la torpeza de la dependienta. ¿Cómo se te queda el cuerpo?

  5. Mi pequeño miente echandole la culpa a su hermano. Me ha encantado lo de cuando la seño se descuide ¡como lo tenia todo pensado!. Los mios ha eso no han llegado pero si que estoy contigo a que tienen que enfrentarse, aunque todos hemos mentido y eso es una realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *