Operación pañal

Sigo sin saber cómo y por qué albergaba yo una imagen bucólica y pastoril de lo que era la operación pañal. Soñaba yo con culillos rechonchos que se amoldaban a la perfección a la incomodidad del orinal mientras su propietario (el del culo), risueño y feliz batía palmas por haber hecho lo que de él se esperaba y a la primera. Y mientras, padres, abuelos y tios bailaban alrededor una danza de la alegría en honor a tamaña proeza.
MEEEEEEC Error. Equivoconia. Esto es mentira. Juro que esa era la imagen que yo tenía y no se de dónde salió, si de algún anuncio de la tele, un sueño o de las hijas superdotadas de mis amigas que en tres días lo tenían todo megacontrolado. Pero que no, que no, que esto no ha sido así. Por supuesto no pienso poner en duda que las hijas de mis amigas sean lo más de lo más, pero coño, mi hijo tonto no es y esto ha sido una tortura china.
Vamos a recopilar. Pacté con la guarde un fecha de inicio para quitar el pañal al mayor, porque oye, se me antojó que 29 meses de pañales ya iban siendo bastantes, y que como la primavera nos llamaba a la puerta y el calor y la humedad dañan su frágil piel pues mejor íbamos a empezar cuanto antes. La fecha en concreto coincidía con Semana Santa, por esto de estar más disponibles para atender al retoño y que toda la tribu se pudiera volcar en sentarle en el orinal. En fin, para mí buena fecha. Hicimos acopio de calzoncillos y algún pantalón extra de por si acaso y listo. Allá vamos!
Empiezas el primer día quitando el chorreante pañal nocturno y explicándole muy clarito que si quiere pis o caca tiene que avisar para ir al orinal, que ya no íbamos a poner pañal. ¿Entendido? Si. Ya veremos. Seguí la pauta que me habían dicho en la guarde de llevarlo a sentar cada media hora o tres cuartos de hora. Después de oír chorrocientas veces “no sale” y “no hay” y de mojar 5 pantalones con sus correspondientes calzoncillos y calcetines por la mañana y 4 más por la tarde, mis conclusiones del primer día fueron:
  • los niños mean a demanda, no cuando a ti te viene bien
  • si lloran se van a mear encima, así que procura no reñirles ese día
  • comprar calzoncillos marianos es muy muy mala idea para empezar con la operación pañal porque se escurre todo el pis hacia abajo y sin freno. Y en ocasiones, según el calzado, hace charquito en el pie

El segundo día amaneces pensando en que si el día anterior habían caído 9 mudas peor no podría ir la cosa…. o si…. tu retoño culofino no cagó el día anterior rompiendo tradiciones…. oh no…. oh no… oh no…. MIERDA y nunca mejor dicho! Porque mi hijo no caga compacto y seco, no. Mi hijo caga plastas de tamaño industrial. Tiro el calzoncillo a la basura. O no. Joder, qué asco. Cómo limpio esto?? Con toallitas se va la capa más alta pero sigue quedando pastizal. Parezco nueva…. En fin…. un show…. Niño, mea lo que quieras pero no vuelvas a cagarte encima.
Amanece el tercer día y seguimos sin pedir pis pero aparece la novedad de que si lo sientas hace. Así que seguimos todo el día esclavizados atentos cada poco rato para ponerle y moje el orinal. Aquí ya si llega la fiesta!!! Esto ya se va pareciendo a lo que tenía en mente!! Y oye, que esos aplausos y gritos de “muy bien” “campeón” y “qué guayyy” parece que van calando y haciendo efecto.
Esa tercera noche, con el pañal nocturno ya puesto casi lloras de emoción cuando oyes decir: “mamá pis”. SIIIII SIIIII SIIIIII. Correeee, vamos, aguanta, no te hagas pis encima, que ya llegamos, que voy, ayyy que no atino a quitar el pañal… y siiii siiii siiiii chorrito en el orinal!! Esto marcha!
Y esto continúa así durante días… un pasito “palante”, un pasito “patrás”. Unos días pringamos un par de mudas, otro día salimos airosos y otros días es un tropiezo tras otro. A todo esto, intentas que tu retoño no sufra estreñimiento y le insistes en que haga caca, cosa que no quiere, lo intentas en el wc normal con y sin adaptador y tu hijo mira dentro con cara de pánico mientras dice “ahí nooooo”. Y a la semana (no sin cagar, eh?) mientras hace pis en su orinal se le escapa un pedo oloroso de verdad, de los de guarnición… Aprieta hijo, haz fuerza. No saleee. Sí sale, sí, empuja que tú puedes. Un minuto que fui a tirar nosequé a la basura y me encuentro a mi hijo en mitad del pasillo y me dice “ya está mamá”. Dios de mi vida y de mi corazón. La cámara. El móvil. Fotos. Fooooootossssss. Me olvidé de limpiarle el culo a mi hijo pero fotos hice para aburrir. Y para mandárselas por whatsapp a media familia. Que no la pongo aquí porque me da apuro, pero vamos, menudo truño de palmo y medio!!!! Eso le tuvo que doler.
Bueno ejem…. a partir del día 8 ya el peque pide pis para ir al orinal y aunque a veces hay algún escape la cosa pinta mejor. Pinta tan bien que él, en su emoción por colaborar se empeña en vaciar el orinal él solito por su cuenta y riesgo. Algo que me lleva de cabeza mientras intento apañar inundaciones de pises en el baño y limpiar luego huellas por toda la casa. 
Por supuesto hay que seguir aplaudiendo sus chorritos y espero que poco a poco ya no haya escapes. Pero de 3 días que me decían a dos semanas que llevamos ya…. en fin…. y lo que queda……. Tengo fe en llegar a septiembre con TODO controlado. Amén.

Liebster Award

<a href=”http://www.bloglovin.com/blog/12052319/?claim=6hrcmqtansg”>Follow my blog with Bloglovin</a>
Bueno, pues de premios va hoy la cosa y muy contenta que me pongo jijiji. Ya hace días que UnoMasUno Noson Dos me otorgó el premio Liebster Award, que se da a blogueras novatas y que consiste en una serie de preguntas que hay que contestar y nominar a un número determinado de blogs nuevos (pueden ser 5, 11 o 20). Posteriormente Princess and Owl Stories también me ha nominado así que me pongo con ello ya y así paso el testigo a las nominadas que diré más abajo.

1. ¿Cuándo y por qué decidiste escribir un blog?
Pues me lo empecé a plantear a finales de agosto de 2013 porque me pareció una buena manera de recordar mis andanzas como madre, con mis miedos, mis inseguridades, mis cabreos y sobre todo mis alegrías. Quizás algún día mis hijos lo quieran leer conmigo… quién sabe…
2. ¿Qué haces para conseguir seguidores?
Mmmpppfffff poco. Para que nos vamos a engañar, sólo me sale el bombo y platillo cuando hago algún post para ayudar a alguna amiga o algún familiar.
3. ¿Cuándo lo escribes?
Cuando se puede. En esta santa casa no hay horarios para el autorecreo. Así que a veces puedo publicar algo un par de días seguidos y a veces pasa una semana de sequía.
4. ¿Qué tres cosas te llevarías a una isla desierta?
Tiene mala leche esta pregunta…. por más vueltas que le doy no me queda otra que tragarme el sapo y reconocer que me llevaría a mis hijos y a mi marido.
5. ¿Lees otros blogs? ¿Nos chivas alguno?
Muchos, en twitter he descubierto a grandes mujeres que me arrancan una gran sonrisa aunque no lo sepan. No voy a dar nombres porque es bastante fácil que me olvide de alguna con esta memoria de pez que dios me ha dado, pero seguro que ellas saben quiénes son.
6. ¿Cuál es tu complemento preferido?
Bueno…. suelo llevar a modo de pin a una niña colgada y de pulsera-anillo un niño que se me escurre entre los dedos… Antes de ser madre llevaba muchos pingos pero ya no me acuerdo de si tenía alguno favorito.
7. ¿Un libro que te haya marcado de alguna forma?
Sinuhé el egipcio. Para todo. La profundidad que tiene ese libro y cómo trata las emociones humanas es algo que no he vuelto a encontrar en ningún otro. 
8. ¿Qué es para ti la maternidad?
Ahmm TODO. Todo gira alrededor de mis hijos y de mis intentos por que sean felices, estén sanos y aprendan a su ritmo y de forma divertida.
9. ¿Cuál de tus cualidades destacarías y por qué?
Para lo bueno y para lo malo soy muy clara y sincera. Soy de las que si me muerdo la lengua me enveneno. Pero vamos a coger la parte positiva, conmigo no hay dudas de si digo algo por quedar bien… 
10. ¿Cuál es tu juego favorito?
Nunca he tenido un juego favorito, si estoy con más gente las cartas siempre me han gustado y si estoy sola prefiero hacer manualidades. Aunque ahora con niños pues juego a lo que toque jugar.

Se supone que ahora tendría que crear una batería nueva de preguntas pero de verdad que no me da la vida ni el cerebro, así que queridas nominadas, podéis responder las mismas que he respondido yo. Y mis nominadas son:

1. mamá Curra
2. con Gorro y a lo Loco…
3. supermumy
4. MAMIBICHO
5. Besando Ranas

Vuelven los favoritos de Catimini. Imprime tu cupón con un 30% de descuento

Ya están aquí los favoritos de Catimini con una promoción estupenda para dar la bienvenida a la primavera y renovar el armario de los peques. En una selección de artículos presentando la tarjeta que os dejo y que debéis imprimir, os harán un 30%. Recordad que sólo tenéis que buscar el corazón dorado en las tiendas.
Es imposible resistirse a picar algo con esta promoción y yo desde luego aprovecharé para comprar el regalo de cumple de mi niña, que es el mes que viene 🙂 
Ya sabéis que en Zaragoza os esperan en la c/ San Ignacio de Loyola, 11 y os atenderán con todo el cariño del mundo. Tenéis de tiempo hasta el 4 de mayo pero cuanto antes paséis más podréis elegir. A mi me gusta TODO!!!!

 Y recordad que esta promoción no es válida para las tiendas de Sabadell, Figueras o El Corte Inglés.

Tacatás ¿Y por qué no?

Llevaba tiempo con este post a medias y no sabía si publicarlo o no, y como yo funciono a calentones pues he decidido acabarlo por una chorrada que he leido: que los niños que usan andador tienen más riesgo de padecer miopía. TOMA YA!

Desde hace tiempo parece que se han demonizado los andadores para bebés y criminalizado a las madres y padres que optan por comprarlos, no solo porque parece interferir en el desarrollo del bebé sino porque además parece que es un imán de accidentes. Lamentablemente, no estoy de acuerdo con esta demonización. Yo los usé de bebé y mis hijos también lo han usado y, de hecho, mi hija está en fase de usarlo ahora mismo.

Lo primero que tengo claro es que el andador no enseña a caminar, aunque sí es cierto que los bebés son capaces de moverse estando de pie, con más o menos coordinación, más lento o más rápido pero se mueven. ¿Entonces por qué no aprender a andar? Porque el andar no es sólo coordinar ora una pierna, ora la otra, sino que va acompañado de mover el cuerpo entero y hacer uso del equilibrio. Evidentemente no se da esto con un andador. Hasta aquí de acuerdo. Pero tan tan malo no es, o al menos, a mi parecer.
Estoy de acuerdo que en casas con escaleras son peligrosos, pero nosotros vivimos en un piso y no hay escaleras.
Los niños llegan a objetos a los que no llegarían si no fueran en él. Pues habrá que anticiparse y quitar manteles de mesas, el jarrón de flores y dejarlo todo diáfano de forma que no coja nada que no tenga que coger. 
Los padres los dejan solos durante rato. Pues no, no le meto ahí y me pongo a ver El Señor de los Anillos, pero sí le dejo 10 minutos mientras se divierte persiguiendo al gato y sin que salga de mi campo de visión puedo hacer otras tareas.
A los niños que usan andador se le deforman las piernas. Por favor, que alguien me muestre un documento que lo acredite.

Y lo de la miopía…. de verdad que sin palabras. ¿en serio se puede creer alguien eso???

A mi me parece estupendo que la gente que no lo quiera usar que no lo use, pero a las que sí optamos por él que nos dejen en paz. Lo siento en alma, pero hay niños que no quieren suelo si no están permanentemente acompañados. Es más, algunos quieren estar permanentemente de pie sin poder y obligando a mami a quedarse baldada con tal de no oír un berrinche de su retoño, y esas pobres madres tienen riñones. Y no veas cómo cambia la cosa cuando coges a tu niño llorón del suelo y lo metes en el tacatá mientras te mira pelar patatas y otea todo el horizonte disponible. No hay color. Ni para la madre, que puede descansar 10 minutos, ni para el bebé, que se distrae un rato de otra manera.

Estoy muy de acuerdo con que los niños requieren suelo, que tienen que reptar, gatear, moverse, etc. Pero por un rato en un tacatá ni van a acabar con lordosis, ni con las piernas combadas ni como Rompetechos.

Creo que mi hija se ha tragado un pendiente

Hace unos días cuando llegó la noche y me llevé a la peque a la cama para acostarla me di cuenta de que le faltaba un pendiente. Ups… y dónde lo habrá perdido? Hoy no hemos salido de casa, así que en algún sitio estará, o eso pensaba yo.
Después de despelotarla entera, incluido pañal y ver que no se había quedado escondido y que en la cama tampoco había nada de nada me dispuse a dormirla, que ya buscaría más tarde con más calma. Y cuando se durmió me fui directa al salón, que es donde más tiempo pasamos. 
A los pocos segundos encontré al pie del sofá la tuerca del pendiente, sofá en el que habíamos estado rato enredando y teteando… Quité cojines, moví el sofá, la mesa… me sacudí a conciencia… pero el pendiente no aparecía. ¿Y si se lo ha tragado???
Que no cunda el pánico, si se lo ha tragado todo lo que entra sale, ¿no?

Cinco días llevo ya en busca del pendiente perdido, que ya sabéis lo que me encanta a mi rebuscar en los pañales apestosos (aquí lo cuento). Pero el pendiente no aparece. 
Como no tengo pruebas de que la niña se lo haya tragado realmente y no veo indicios de molestia alguna por su parte, me parece una tontería llevarla al pediatra para que le hagan una radiografía. Así que lo único que puedo hacer es seguir metiendo la lupa en los pañales por si hubiera algo extraño y rebuscar en la plaga de migas por si pudiera camuflarse…

Ya sabéis que si no queréis perderos nada podéis seguirme en facebook y en twitter,

Las nuevas 7 plagas de la humanidad. Las migas

Y dijo Dios: “… en el mismo momento en que un hijo comience a ingerir alimentos sólidos, las migas se multiplicarán sin cesar y sin importar lo que barras”. Amén.
Esto tuvo que ocurrir, en algún lugar debe de estar escrito y aún no lo hemos encontrado porque esto es tan cierto como el “parirás a tus hijos con dolor”. O también puedo imaginar en un Egipto lejano una plaga de moscas, pero atraídas por una multitud de madres con sus churumbeles en época de baby led weaning. 
Da igual migas de pan, de galletas, de bizcocho…. pero migas. Migas en el suelo, en el sofá, dentro de la ropa, ¡en la cama!!! sisisi, yo he abierto las sábanas de mi cama para ir a acostarme, unas sábanas puestas limpias por la mañana, y ahí me esperaba un puñado de migas!! 
Yo paso la escoba por la casa, me bajo a pasear al chucho, y cuando vuelvo están ahí de nuevo. Silenciosas, desafiantes, aparentemente inofensivas… pero ojo no andes descalza, que atacan los pies sin piedad y se clavan como agujas. Tienes que pararte y luchar con ellas para lograr zafarte de su presa.
No importa qué sistema de alimentación emplee una madre con sus retoños. Ellas aparecen. Alguna dirá al leer esto “conmigo no irá el tema, yo a mi hijo le voy a dar purés” JA! de los purés también salen migas. Esto es así. Que sí, que sí. Esa gota de puré que se pierde de tu vista se convierte en un fina costra que luego, a la más leve brisa, pasa a desmenuzarse y repartirse por toda la casa.
Cuando escucho a una madre decir “mi niño tiene el culito irritado…” yo pienso ESO ES POR LAS MIGAS. Saltan y se esconden ahí, dentro del pañal. Los bebés lloran por su culpa, no por los dientes o porque se aburran. Es porque alguna miga le está torturando.

Y barres por la mañana, y luego pones la roomba. Y barres después de comer, y después de merendar y después de cenar. Y no importa!!! Se esconden para salir en el mismo momento en que te das la vuelta.
Y no se limitan al suelo de casa, nononono. Tú abres el bolso y descubres que el papel de plata que encarcelaba las galletas se ha roto por tres esquinas y ha dejado escapar chorrocientos trocitos de galleta que se pegan por todo el contenido del bolso, lo que incluye el monedero, la tarjeta bus, las gafas de sol… una fiesta, vamos…
Viajan en el coche familiar! Y ahí si que se esconden bien aprovechando la sombra y protección de los asientos. No importa las veces que metas y remetas el aspirador, alguna sobrevive.
No sé si esta plaga tiene fin o no. Lo único que tengo que claro es que los niños no deberían nacer con un pan debajo del brazo, deberían traer una gallina.

Las nuevas 7 plagas de la humanidad es un carnaval inciciado por LaMala Mamma y tiene como fin hacer un recopilatorio humorístico de las plagas que tenemos hoy en día. Como dice ella en su post:

document.write(”);