Sobre gustos no hay nada escrito

Como sobre gustos no hay nada escrito no voy a hacer ningún comentario acerca de los tuyos, querido hijo. Sólo espero que el día que seas padre te lo tomes con humor y filosofía. Recuerda lo que me toca ver y oír día tras otro

La siguiente que te recuerdo es peligrosa, te puedes encontrar haciendo la compra y cantándola para despiporre de todo aquel que se cruce en tu camino.

Esta versión de Pin Pon te encanta.

Hijo mío, cuando seas padre riéte, disfruta, canta y baila. Pocos momentos hay donde se pueda conectar tanto de una forma tan positiva como con la música. Ese rato compartido de risas y cariño no tiene precio. Disfrútalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *