Trastadas en casa

Cuántas cosas chulas tiene mamá en el bolso!
Hace unos días leí el post Bebés: ¿vándalos o nativos tecnológicos? de Madres Cabreadas y me reí muchísimo con las pifias tecnológicas que nos hacen los peques. Y como es normal, lo he sufrido en mis carnes, o mejor dicho, en las de mis aparetejos electrónicos. Pero para mi las mejores trastadas son las domésticas. O las peores, según se mire.
Para los peques cualquier objeto y circunstancia es bueno para jugar y experimentar. Seguro que todos hemos vivido ese momento de “huy que silencio… qué estará haciendo?” Y vuelas por el pasillo rezando “que no me la haya liado muy gorda y que no sea grave”. Y es que, angelitos, ellos no ven peligro en nada.
Recuerdo un día que estando limpiando el baño de casa sonó el teléfono, así que, tonta de mi, me quité los guantes y fui a atender la llamada. Y al par de minutos… horror!!!!! Mi hijo había convertido el tubo de discos activos del pato wc en un calippo. Venga a lavarle la boca, venga agua!! Que aliento mas fresco tuvo un buen rato… Y es que, pensándolo bien, no hay nada más atractivo que un producto de limpieza. Tienen unos colores preciosos y llamativos.
No se el porqué pero mi hijo tiene fijación por el baño, porque casi todas las que me lía son allí. En otra ocasión de momento de paz el resultado fue abrirme una caja de tampax y abrirlos todos. Uno por uno y separando el aplicador del algodón. Y es que claro, mi hijo, que tiene un don, me estaba avisando de que ya no los iba a necesitar en una larga temporada. Al par de días supe que volvía a estar embarazada.
Hablamos de cosméticos y potingues??? Cuanto mas caro es el producto que tengas mas atractivo será para los pequeños de la casa. Es una regla proporcional. Mis pobres gloss de chanel han servido para pintarse la cara, los ojos, hacerse mechas, dibujar paredes… Claro, con el precio que llevan ya pueden ser multiusos!

Ven gatito a beber… agua?
Qué poco duró el móvil nuevo de papá
El vaciado sistemático de armarios, despensas y cajones es mi pan de cada día desde que sabe andar. Ya ni me inmuto. Lo recojo cuando puedo y listo. Y el pienso de la mascota en el cuenco del agua, y las paredes pintadas, móviles que no hay forma de encontrar y cuando desesperada llamas desde el fijo, suena dentro del cubo de la basura. Rollos de papel higiénico enteritos en el wc, cosas que ya nunca vuelven a aparecer…. Oye, que lo dejo. Que mi lista es interminable. Y a ti qué rastros te ha hecho por casa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *